Search blog:
Subscribe to blog posts:

Tuesday, March 29, 2005

Dammit, this homework is due at 5:00pm, and I have Romeo & Juliet all day. Is there a Spanish speaker in the house who has any time to point out any of the more glaring errors? I will give you my eternal gratitude.

[edit: some corrections made, yay!]

Un Viaje en Nueva York


Hace seis meses que mi esposo, Matt, y yo fuimos a Nueva York por una semana. Condujimos de Harrisburg a Newark y dejamos nuestro auto en el Aeropuerto de Newark porque estacionar en Manhattan es muy, muy caro. Entonces fuimos a la Gran Manzana por tren. Teníamos una reservación para una posada barata en la calle ochenta y tres.

Cuando llegamos a la posada, eran las once de la noche y llovía a cántaros. Nosotros estábamos muy mojados y cansados, y quisimos ducharnos y acostarnos, pero supimos que la posada no reservó nuestro cuarto. No tenían ningún cuarto libre. Yo no quise salir y empezé a llorar y a maldecir. La recepcionista decidió ayudarnos. Ella nos trajo al primero piso, donde nosotros conocimos al conserje, Luis, un colombiano simpático. Él nos dio cerveza, y hablamos con él toda la noche. Hace diez años que él vive en los Estados Unidos. Cuando vivía en Colombia, Luis conocía a muchos delicuentes y distribuidores de cocaína. Un delicuente mató a su hermano. Él está mucho más contento en los Estados Unidos, aunque echa de menos a su familia.

Matt y yo dormimos en el sofá cama de Luis. Al día siguiente, dejó de llover y hacía calor. Nos levantamos temprano para comprar cerveza para darsela a Luis. Entonces fuimos al Museo de Arte Moderno. Sabía como ir porque yo fui allí cuando tenía veintiun años. Miramos muchas esculturas y pinturas interesantes y hermosas.

Más tarde, visitamos a nuestro amigo, Cliff. Nosotros siempre veíamos a él cuando vamos a Nueva York. Cliff es abogado y tiene un apartamento grande en el centro de Manhattan. No quería hospedarme más en la posada, tan él dijo que podíamos quedarnos con él por el resto de nuestro viaje. Nosotros hicimos las maletas y las trajimos a su apartamento.

En Australia, frecuentamente iba a restaurantes indios, pero no hay muchos restaurantes indios en Harrisburg. Por eso siempre como comida india cuando estoy en ciudades grandes. Cliff, Matt y yo comimos en el restaurante indio pequeño junto al apartamento de Cliff. El curry de Matt estuvo demasiado picante, por eso comió alguno del mío.

Al día siguiente, nosotros caminábamos al Broadway para ir de compras cuando vimos un cine donde había una fiesta de cine asiático. Matt y yo compramos dos entradas. Entonces Matt llamó a Cliff. Cliff quiso una entrada, y le compramos la suya a él.
Pasamos la semana en la fiesta y también vimos muchos otras lugares de interés en Nueva York.
Post a Comment